Sociedad

Educación pública y escuelas dignas

Siempre he sido defensor de la escuela pública. Todos los ciudadanos deben tener acceso a un derecho fundamental como es la educación, primordial para el futuro de los alumnos del presente, por lo que las circunstancias económicas de las familias no deben de ser impedimento para que sus hijos accedan a una educación pública de calidad. Y las instalaciones de los centros escolares deben cumplir también unas condiciones mínimamente dignas.

Digo esto por las circunstancias que se dan en el curso actual en el CEIP Inmaculada de La Línea de la Concepción (Cádiz), donde estudian mis dos hijos, el mayor en cuarto de Primaria. Los dos grupos de este curso han sido habilitados este año en un edificio en el que se están haciendo obras, concretamente en el baño. Además, en ese edificio se encuentra el aula matinal y el comedor.

En caso de que los niños necesiten ir al cuarto de baño, tienen que acudir a los habilitados en otro de los edificios del centro. En días de lluvia, como los pasados, se mojan al cruzar por un patio que, dicho sea de paso, presenta un pavimento bastante deficiente.

Con estas circunstancias, las quejas de los padres están más que justificadas. La seguridad y el bienestar de nuestros hijos, como es obvio, debe de estar garantizada en un centro de educación pública. Y cuando terminen las obras en el baño continuarán los arreglos en el techo.

Por ello, debemos exigir a las administraciones competentes en la materia, Ayuntamiento de La Línea y Junta de Andalucía, que tomen cartas en el asunto con rapidez y actúen en consecuencia, sin considerar el hecho de que pertenezcan a distintos grupos políticos ni se pasen la patata caliente el uno al otro. No se trata de un asunto político. Es la seguridad y la educación de menores de edad la que está en juego.

El Ayuntamiento está al tanto y en contacto con los padres

Me consta que el Ayuntamiento, a través de la concejalía de Educación, conoce el problema del CEIP Inmaculada, y que hoy mismo se ha reunido su delegada con los padres que quisieron acudir a esa cita. La falta de dinero en años anteriores es la causa por la que apenas se ha invertido, no ya en mejoras, sino en actuaciones necesarias como el pavimentado del suelo del patio. Los padres, tras esta reunión, estamos más tranquilos y agradecidos por su respuesta al Ayuntamiento, y ahora esperamos que se realicen pronto las mejoras necesarias.

En marzo de 2016, en un colegio de Vejer de la Frontera (clic a la noticia), durante la noche se vino abajo el techo de uno de los aseos. La Junta culpó al Ayuntamiento por dejadez en el mantenimiento, faltaría más.

Y es en este punto donde quiero incidir, porque tener una ley de educación estatal que cambia con cada gobierno, la educación transferida a las autonomías y el mantenimiento de los colegios a la administración local no hace más que complicar cualquier problema que pueda surgir. La educación, y la sanidad también en mi opinión, deberían de ser de resposabilidad estatal al completo.

Por ello, y como padre de alumnos del CEIP Inmaculada, no deseo que esto se convierta en un cruce de responsabilidades entre administraciones. Solo pido que nuestros hijos estén seguros y estudien en unas condiciones dignas. Nada más de lo nos corresponde.

 

 

 

Tagged , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *