Actualidad

El culo de Europa

Llegada de inmigrantes al puerto de Tarifa, atendidos por Guardia Civil y Cruz Roja

Somos los olvidados de España, y me atrevo a decir de Europa, y nos lo confirman con hechos. Resulta complicado contabilizar los miles de migrantes africanos que llegan habitualmente a nuestras costas, a las andaluzas me refiero, aunque especialmente a las gaditanas, con Tarifa como centro de recepción principal. Hace apenas cuatro años, en pleno mes de agosto, arribaron más de mil personas hasta la ciudad del viento y no, no había allí 600 periodistas acreditados, como tampoco los hubo el pasado fin de semana cuando llegó otro número similar de seres humanos en busca de una oportunidad vital, huyendo de países asolados por la pobreza, la guerra y el olvido.

Somos el culo del mundo y nos lo recuerdan constantemente. Más de 600 personas vagando en el Mediterráneo, repudiados en países supuestamente civilizados como Italia, a bordo de un barco en pésimas condiciones para tal pasaje, el ya famoso Aquarius, y a nadie se le cae el alma al suelo.

El ser humano funciona, en muchas ocasiones, a base de espasmos puntuales, de gestos que en un momento dado generan mucha implicación, una gran energía y disposición para arreglar los problemas pero que con el tiempo se desinflan, una vez que los ecos de la novedad se alejan por el horizonte. Así sucedió con el pequeño Aylan, cuya muerte fue el detonante de una supuesta ola solidaria en toda Europa, comprometidos la mayoría de sus gobernantes a acoger a miles de refugiados. Años después, me temo que España no ha acogido ni al veinte por ciento de lo prometido.

Es evidente que había que ayudar a los migrantes del Aquarius, eso no tiene discusión. Pero tampoco lo tiene que esta situación se repite cíclicamente en el Campo de Gibraltar y que nadie hace nada, ni los políticos se muestran indignados, ni los periodistas acuden en masa, excepción hecha de los medios locales y comarcales. Y los políticos que hablan, como el popular Antonio Saldaña, para lo que dicen mejor que se callen.

El gobierno de Sánchez, al que por cierto se le ve poco atendiendo a los medios, ni tan siquiera a través de un plasma, vio la oportunidad para apuntarse un tanto, y en su derecho está. ¿Qué Italia no los quiere? Pues los españoles los acogemos. La repercusión mediática en toda Europa es innegable, y a los hechos me remito.

Señor Sánchez, mire de vez en cuando al sur del país que intenta gobernar. Además de gestos, carrertitas por Moncloa y mimos con su perro, necesitamos hechos, y eso por lo que su gobierno se ha desvivido estos últimos días, sucede por aquí con demasiada frecuencia. Los migrantes, todos, tienen los mismos derechos, lleguen a Valencia o a Tarifa. No cierren los ojos ante lo que sucede aquí y presten un poco de atención, que ya va siendo hora de que se den cuenta de que existimos.

Tagged , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *