Actualidad, Sociedad

Pórtate bien, 2018

Imagen nocturna de la Península Ibérica, con la provincia de Cádiz en primer término.

Pues ya está aquí 2018. El 2017, de infausto recuerdo para mi, ya es pasado en su totalidad y doce meses de esperanzas, ilusiones y deseos se presentan ante nosotros cargados de buenas intenciones y propósitos más allá de adelgazar, ir al gimnasio y, por supuesto, dejar de fumar. Todo un clásico. En política también se hacen propósitos, y en la provincia de Cádiz tenemos tópicos que vuelven cíclicamente a los titulares de los medios de comunicación cada primera semana de enero.

De momento lo que ha llegado ha sido una subida del peaje en la AP-4 entre Cádiz y Sevilla, y lo que no termina de llegar a la capital gaditana es la alta velocidad del ferrocarril, que sí alcanza, por cierto, a La Meca. Ver para creer. Pero seamos justos y reconozcamos que si no podemos gastarnos 15 euros para ir a Sevilla y volver, disponemos de una alternativa con solera, caso de la N-340, en la que a buen seguro que iremos más entretenidos y atentos. Y es que si no lo hacemos así, el riesgo de accidente es evidente, como se empeñan en corroborar los datos históricos.

Las inversiones en trenes, o tranvías, no se llevan muy bien con este rincón olvidado de España, o al menos no tanto como parece que se llevan con el Corredor Mediterráneo, donde ya se han ejecutado obras por valor de 14.000 millones de euros, según el propio Ministerio de Fomento. En cambio, la Algeciras-Bobadilla sigue recibiendo limosnas, y para un proyecto que se cifraba en 1.300 millones, nos anuncian ahora que serán 350. A ver en qué queda.

El nudo de Tres Caminos o el desdoble de la N-340 entre Vejer y Algeciras han tenido avances en 2017, según dijo el delegado del Gobierno en Andalucía, pero eso se traduce en informes, papeles, nada sobre el terreno, algo que no es nuevo. Mientras, sí hay dinero para asumir la construcción de depuradoras, 75 millones concretamente, aunque la competencia no sea estatal. La estrategia política siempre por delante, y a partir de ahora lo vamos a ver claramente, que en 2019 ya hay elecciones municipales.

La pre campaña ya ha comenzado, y eso lo vamos a ver en todas las formaciones políticas. De hecho, algunos políticos se han adelantado, anunciándonos una realidad que sólo debe ser visible a sus ojos. Los balances del año 2017 parecen, en algunos casos, extraídos de una realidad paralela. Si no es así, no se cómo interpretar la entrevista al delegado de la Junta en Cádiz, en la que afirma que los proyectos de la Junta en Cádiz están funcionando“, y entre ellos nombra la Ciudad de la Justicia y se atreve a hablar de una futura Ciudad de la Educación.

La sanidad pública, la joya de la corona de Susana Díaz, hace aguas por mucho que nos quieran vender lo contrario. Que una persona muera en Urgencias sin que nadie se de cuenta es el mejor ejemplo de ello, como desgraciadamente ocurrió en Úbeda (Jaén). Mucho por mejorar en un aspecto tan básico, y que en la provincia de Cádiz sufrimos con especial desesperación durante los meses de verano.

Hay mucho por hacer en Cádiz, y todos tenemos nuestra responsabilidad. Pero no estaría de más que aquellos que cada año nos prometen lo mismo fuesen algo más realistas y no lo dejaran todo fiado a sus cálculos electoralistas. Muchos proyectos aguardan en el baúl de los recuerdos a que alguien los rescate y los ejecute, algunos ya los he nombrado pero quedan otros como las Aletas y aquellos ligados a la industria.

Yo prometo poner mi granito de arena para que las promesas no caigan en saco roto, y a cambio espero que 2018 sea más amistoso que 2017. Y que con todos ustedes se porte igual de bien.

 

 

 

 

 

Tagged , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *