Cultura, Universidad

Sobre el acuerdo entre el Ayuntamiento de Cádiz y la UCA

El alcalde de Cádiz, José María González, y el rector de la Universidad de Cádiz, Eduardo González Mazo.

Será que me he obligado a pensar en positivo, no me queda otra, en este recién estrenado año 2018. O quizás es que tiene cosas buenas, aunque también algunos aspectos mejorables. Pero lo cierto es que al Plan Estratégico Campus Universitario y Cultural Universidad-Ciudad de Cádiz presentado por el alcalde de Cádiz, José María González, y el rector de la UCA, Eduardo González Mazo, le encuentro mimbres para pensar que puede tener un buen futuro.

El punto más importante del acuerdo entre alcalde y rector, es la cesión a la UCA del Centro Cultural Reina Sofía como sede de su Rectorado. A cambio, el Ayuntamiento recibe la sede actual de la calle Ancha, con la intención de transformarlo en un enclave socio cultural. La ubicación es ideal, sin duda, para dotar al edificio de espacios expositivos y salones en los que celebrar todo tipo de eventos culturales. Si esto fuese así, compensaría la pérdida de los mismos en el Reina Sofía.

También incluye este Plan Estratégico la cesión por parte del Ayuntamiento de Cádiz del suelo en la zona del Campo de las Balas para la construcción de las instalaciones deportivas necesarias para la docencia práctica de los títulos de la Facultad de Ciencias de la Educación, aunque yo considero que la mejor ubicación sería junto al centro educativo, y la posibilidad de que el Teatro Pemán y La Pérgola ubicados en el Parque Genovés de la ciudad puedan ser usados de forma compartida por Ayuntamiento y Universidad.

El alcalde de Cádiz, José María González, y el rector de la Universidad de Cádiz, Eduardo González Mazo, durante la presentación del Plan Estratégico Campus Universitario y Cultural de Cádiz
El alcalde de Cádiz, José María González, y el rector de la Universidad de Cádiz, Eduardo González Mazo, durante la presentación del Plan Estratégico Campus Universitario y Cultural de Cádiz. FOTO: Ayuntamiento de Cádiz

Más allá de los acuerdos que establece el plan, vuelve a llamar la atención que Podemos haga gala una vez más de su principal virtud, el oscurantismo, para gestionar los intereses de todos los gaditanos. Los partidos de la oposición desconocían lo que se estaba tramando, pero es aún más llamativo que sus propios socios de gobierno, Ganar Cádiz, estén igual de sorprendidos. Los que venían a abrir las ventanas del Ayuntamiento, enarbolando la transparencia como modus operandi, de nuevo pertrechado entre las sombras. Lo que el alcalde llama moverse “entre la audacia y la valentía”.

El Plan Estratégico Campus Universitario y Cultural de Cádiz conlleva decisiones que no deberían tomarse unilateralmente, y pienso que debería haber contado con el consenso del resto de formaciones políticas. La importancia que tiene para la ciudad es demasiado relevante como para ser un asunto en el que sólo opinen y decidan el alcalde y el rector. Se podrían haber conseguido más aportaciones para mejorar el acuerdo, quien sabe si se podrá en el pleno de febrero.

Entiendo las críticas en ese sentido, a todos los grupos les hubiera gustado entrar en las negociaciones, y aquellas también que advierten que el Ayuntamiento aporta mucho más de lo que recibe, a pesar de esa contraprestación económica estimada en un millón de euros. Habría que conocer los valores de los inmuebles, como opinan desde Ciudadanos.

En cambio, no creo que se pierda espacio expositivo, siempre y cuando verdaderamente se le de uso por parte del Ayuntamiento al edificio actual del Rectorado. Además, su ubicación, en pleno centro y en una calle peatonal, me parece mucho más adecuada para ese fin cultural.

Cierto es que la UCA obtiene más beneficios ya que recibe el uso de muchas instalaciones municipales, y a cambio aporta más bien poco. Pero ya digo que me siento positivo, y considero que quien gana, a fin de cuentas, es la propia ciudad. Los servicios que ofrece la Universidad y todo lo que ello conlleva benefician a Cádiz, y si todo lo que está por hacer finalmente se concluye, desde el Baluarte de Candelaria hasta la Caleta, tendremos un cinturón universitario y cultural espectacular.

El impulso económico que daría a Cádiz ser una ciudad universitaria, con la puesta en marcha además de más servicios culturales, podrían compensar el hecho de que ahora se ceda algo en el aspecto económico. En el lado opuesto, seguro que también tienen algo que decir desde Puerto Real.

Insisto en que Cádiz, como ciudad, gana con este plan. Y eso es lo que tienen que hacer las administraciones, trabajar para mejorar. ¿Que se podrían haber hecho las cosas mejor? Sin duda, pero no podemos esperar eso de quien acostumbra a caminar entre sombras. Económicamente puede que no sea una jugada maestra por parte del Ayuntamiento, pero a la larga sí que puede ser una inversión que haya merecido la pena. El tiempo lo dirá.

Tagged , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *