Mi padre y mi madre, Antonio y Maruja, en una celebración.
Actualidad

Quince años en un instante

Apenas habían transcurrido tres o cuatro horas del 15 de marzo de 2003 y yo estaba dormido. Puede que soñara con algo divertido, algo bonito, pero súbitamente regresé a la realidad. «Salva, ven». De un salto me incorporé y comencé a caminar con paso apresurado, desde el sillón en el que el cansancio me había vencido hasta el final de…

Seguir leyendo